Coordinacio-activitats-empresarials

Coordinación de actividades empresariales. ¿Estás al día?

En los tiempos que corren son cada vez más las empresas y autónomos que necesitan estar al día en el ámbito documental y formativo. Hoy en día, una actitud proactiva en materia de gestión de nuestra empresa y trabajadores puede marcar la diferencia entre poder estar dentro del mercado y dar un buen servicio a nuestros clientes, o bien, ser descartados ante una posible prestación de servicios.

La coordinación de actividades empresariales (CAE) basa su principio en la demostración documental conforme las empresas que intervienen hacen bien sus deberes con la administración y al mismo tiempo su compromiso de participación con la normativa vigente, sea en materia preventiva o del mismo sector.

La normativa de referencia en términos de Coordinación de Actividades Empresariales es el RD 171/2004 en el que se desarrolla el artículo 24 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, en materia de coordinación de actividades empresariales.
La finalidad de este Real Decreto es la información recíproca entre las empresas, tanto de los riesgos que se pueda encontrar la empresa contratada en las instalaciones de su cliente, como de los riesgos que esta pueda suponer a las instalaciones del cliente. Como es previsible de todo este intercambio de información se tiene que dejar constancia documental, a sectores como el de la construcción también podemos encontrar requisitos específicos como el requerimiento de medios humanos (presencia de un recurso preventivo), en función de la tipologia de trabajos que se lleven a cabo y de acuerdo con la peligrosidad, lo cuáles requieren una formación específica de 60 horas.

A parte de los riesgos que se puedan plantear mutuamente las empresas colaboradoras, se tiene que tener presente todo un seguido de documentación de diferente tipologia (prevención, laboral, etc.) que tiene que ser controlada para realizar correctamente la coordinación de actividades empresariales.

Hay más normativas vigentes, fuera del marco de la prevención que también obligan a facilitar todo un seguido de documentaciones actualizadas y vigentes a la hora de realizar una contratación. Es el caso del RD Ley 5/2011 referente a medidas para la regulación y control de la ocupación sumergida y fomento de la rehabilitación de viviendas, donde la empresa contratando tiene la responsabilidad de comprobar que su subcontratación tenga todos los trabajadores, que realicen los trabajos en sus instalaciones, dados de alta en la Seguridad Social.
También podemos hablar del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores, donde también se indica que las empresas contratantes tienen que comprobar que sus subcontratos estén al corriente de pago de las cuotas de la Seguridad Social.

Las empresas también pueden solicitar otros documentos como: el certificado al corriente de pago de AEAT, seguros de responsabilidad civil, etc. para minimizar el riesgo ante responsabilidades subsidiarias.

También podemos encontrarnos empresas que por su actividad o riesgos dentro de su proceso productivo, dispongan de unas maneras de hacer propias (procedimientos internos, normas de comportamiento, etc.) que pueden ser relevantes y que es necesario que sean trasmitidas entre las empresas participantes.

Para poder cumplir con todos estos requisitos hace falta estar al día de posibles cambios normativos o sectoriales y como no puede ser de otra forma los trabajadores tiene que estar correctamente informados y formados de acuerdo con su puesto de trabajo, así como a partir de formaciones específicas que definan su sector y/o convenio. Sin embargo es importante y necesario disponer de la aptitud médica para garantizar que nuestros trabajadores pueden llevar a cabo los trabajos encargados.

Esta actualización constante en las diferentes obligaciones documentales que tenemos tanto para nuestra empresa como para nuestros trabajadores, maquinaria, equipos de trabajo y/o productos, puede significar el punto diferenciador para mantenernos presentes en el mercado y poder abrir la puerta a nuevos clientes, ofreciendo a parte de un buen servicio, una garantía para nuestra gestión interna.

Manel Sánchez
Departamento Técnico de MB Prevent