Cultura preventiva empresa_opti

La cultura preventiva en la empresa

En una empresa, son muchos los factores que importan para conseguir un buen funcionamiento de la misma, pero es evidente que uno de los más importantes es la seguridad de los trabajadores. Podemos conseguir la máxima eficiencia económica y tener los mejores productos del mercado, pero debemos concienciar a los trabajadores de la importancia de la seguridad en su puesto de trabajo, no solo para evitar posibles problemas legales, si no, lo que es más importante, para evitar accidentes, con el consecuente descenso en el rendimiento laboral que estos pueden conllevar.

Seguro que conocerás las leyes de prevención de riesgos laborales y todas las normativas existentes, pero es posible que, a estas alturas, ya te hayas dado cuenta de que esto no es suficiente. Si quieres conseguir una cultura preventiva real, lo mejor es que acudas a una empresa de prevención de riesgos laborales que te ayudará a garantizar la seguridad de tu empresa. Pero ¿qué es la cultura preventiva? Como ya hemos dicho, las normas no son suficientes si no se cumplen. Por eso, es de vital importancia crear una cultura en la que los clientes tengan una actitud proactiva hacia la seguridad y la prevención de riesgos laborales. Y ¿cómo se hacer esto?

¿Cómo crear una cultura preventiva en una empresa?

Hay varios factores que intervienen en la creación de una cultura preventiva en tu negocio, pero tienes que prestar especial atención a los temas relacionados con la formación y la comunicación.

Formación para una cultura preventiva

Ya son muchos los títulos académicos relacionados con la prevención de riesgos laborales. Desde profesionales con títulos de formación profesional hasta poseedores de un título de máster ocupan puestos de trabajo en empresas de prevención de riesgos laborales que pueden ayudarte a mejorar la seguridad de tu negocio.

Sin embargo, uno de los aspectos más importantes es la formación de los responsables de prevención en la empresa y, por supuesto, la formación de tus trabajadores. Es necesario introducir en todos los miembros de tu empresa los conocimientos necesarios para implementar la cultura preventiva que necesitas.

Sin embargo, no basta con implementar cursos y confiar en que los conocimientos hayan sido correctamente asimilados. Si de verdad quieres conseguir una cultura preventiva eficiente, debes utilizar sistemas de evaluación para asegurarte de que esta información haya sido asimilada.

Comunicación ascendente, descendente y transversal

¿Quién ve mejor en el día a día la realidad sobre el funcionamiento de tu empresa que los trabajadores? Piensa que ellos pueden identificar problemas generales en el funcionamiento de tu negocio, situaciones de riesgo y otra información que puede ser útil para ti. Por eso, debes asegurarte de que, cuando se den estas circunstancias, es muy importante que la comunicación en la empresa sea fluida y clara.

Además, los planes de prevención deben ser transmitidos correctamente. Por eso, lo mejor para tu negocio es plantear proyectos únicos y globales, con instrucciones claras y sencillas y que puedan valorarse a través de indicadores concretos.

Así pues, las normas no son suficientes para conseguir una cultura preventiva. Para esto, la formación y la comunicación son fundamentales.