Exposición a campos electromagnéticos en el trabajo

Las nuevas tecnologias han supuesto un importante cambio en la forma de trabajar de las empresas, que han sabido aprovechar para ser más competitivas en muchos casos. Sin embargo, hay que tener en cuenta los peligros que supone trabajar a diario con estas nuevas tecnologías. Uno de los factores de riesgo en el trabajo es la exposición a los campos electromagnéticos que, aunque no es un fenómeno novedoso, se ha agravado en los últimos años debido al continuo desarrollo tecnológico de las empresas.

Pero ¿sabes qué son los campos electromagnéticos? Estas ondas, que poseen un campo eléctrico y magnético, son producidas por fuentes naturales o artificiales. Los campos electromagnéticos presentan dos partes bien diferenciadas: el campo eléctrico y el magnético.

Mientras que el primero se genera gracias a las diferencias de voltaje, aumentando cuando la potencia es mayor, el campo magnético es resultado del paso de la corriente a través de los conductores. El campo eléctrico permanece incluso cuando el dispositivo eléctrico —una bombilla por ejemplo— está apagado, mientras que el magnético solo hace acto de presencia cuando se enciende.

Riesgos de los campos electromagnéticos

Debido a que tu organismo necesita de pequeñas reacciones eléctricas para funcionar con normalidad, puede ser alterado por los campos electromagnéticos. ¿Sabes que los campos electromagnéticos de baja frecuencia atraviesan tu cuerpo? De hecho, los muy intensos pueden provocar alteraciones en tus procesos químicos y eléctricos.

A pesar de que los estudios científicos establecen que es improbable que los campos electromagnéticos que te rodean puedan afectarte significativamente a corto plazo, no hay conclusiones definitivas sobre la exposición a largo plazo a bajos niveles. Lo que sí debes tener claro es que los niveles altos de electromagnetismo pueden perjudicarte, algo que el legislador ha tenido presente a la hora de elaborar las normas sobre la prevención de riesgos laborales.

¿Qué legislación es aplicable?

El Real Decreto 299/2016, de 22 de julio regula la protección de los trabajadores expuestos a campos electromagnéticos. Esta norma, que toda empresa de prevención de riesgos laborales ​debe conocer, obliga a las empresas a calibrar la presencia de dichos campos y a tomar las medidas necesarias para minimizar sus posibles efectos nocivos. Sin embargo, el legislador aclara el alcance de la norma, excluyendo los efectos a largo plazo:

“El presente real decreto se refiere al riesgo para la salud y la seguridad de los trabajadores debido a los efectos biofísicos directos conocidos y a los efectos indirectos causados por los campos electromagnéticos. No aborda los posibles efectos a largo plazo ni los riesgos derivados del contacto con conductores en tensión.” Art. 3. 2 del R. D. 299/2016, de 22 de julio.

El incumplimiento por parte del empresario de esta obligación conlleva sanciones económicas que van de los 40.000 €, para las infracciones graves, a los 819.000 € para las muy graves. Estas sanciones están recogidas en la Ley sobre Infracciones y Sanciones del Orden Social (R. D. L. 5/2000, de 4 de agosto).

Como ves, la legislación vela por nuestra integridad debiendo ser aplicada por el departamento de prevención de riesgos de la compañía o por una empresa de prevención de riesgos laborales externa. Las evaluaciones deben respetar la periodicidad que dicta la norma, midiendo los niveles de radiación electromagnética y proponiendo diversas medidas, en caso de superar los umbrales establecidos en la ley.