Ventajas de las nuevas tecnologías aplicadas a la salud laboral

Las nuevas tecnologías han supuesto un cambio en los aspectos más sencillos de nuestra vida. Nuestras rutinas o la forma de comunicarnos poco tienen que ver con las de hace unos años. El ámbito del trabajo no ha sido ajeno a ello y vive también un proceso de digitalización que ha traído consigo cambios en todos los sectores, desde la producción hasta la salud laboral.

En este último aspecto, la salud, los avances tecnológicos han contribuido a formar un nuevo modelo de trabajo que ayuda a que la empresa de prevención de riesgos laborales planifique la prevención y cuente con nuevas herramientas que hagan la labor más sencilla.

¿Qué ventajas aportan las nuevas tecnologías a la salud laboral?

Controlan una cantidad de datos más exhaustiva

Los avances tecnológicos han permitido que en el ámbito de la prevención de riesgos la recogida de datos se pueda hacer al detalle. El registro de datos es ahora mucho más amplio y además estos tienen una mayor disponibilidad, si se cuenta con un sistema de almacenamiento en la nube o similar.

Anticipan los riesgos de accidente

La recogida de datos y su posterior análisis con tecnología como la proporcionada por el Big Data ha supuesto un gran avance para la empresa de prevención de riesgos laborales. Estas son capaces de predecir los futuros accidentes o errores que pueden tener lugar examinando la información sobre características y patrones de comportamiento.

Reducen los errores humanos

Buena parte de los accidentes que tienen lugar en el trabajo se deben a errores humanos. La tecnología, en cambio, nos brinda la oportunidad de automatizar los procesos y que muchas decisiones no tengan que ser tomados por nosotros mismos. Esto reduce considerablemente la posibilidad de error y, por tanto, de que ocurra algún tipo de incidente.

Agilizan las labores de prevención

El día a día de las personas del sector de la salud laboral también se beneficia de la tecnología. Estas agilizan los procesos y reducen las labores burocráticas mediante la automatización. A ello se une la movilidad e inmediatez. Gracias a avances como Internet y el smartphone es posible comunicar cualquier incidencia en tiempo real desde cualquier lugar.

Mejoran la salud de los empleados

Las nuevas tecnologías no solo reducen el número de accidentes laborales, sino que también tienen un efecto directo en la salud de los empleados. Gracias a estas nuevas herramientas es posible localizar futuras enfermedades o corregir hábitos, como por ejemplo los posturales, que puedan dar lugar a lesiones.

Además, el desarrollo tecnológico ha dado lugar a un modelo de trabajo mucho más flexible y portable. En este sentido, los horarios han dejado de ser en muchos casos tan estrictos y el teletrabajo se ha convertido en una realidad. Esto se traduce una reducción del estrés notable, pues permite una conciliación de la vida personal y profesional mucho más sencilla.

Así, las nuevas tecnologías han hecho el trabajo de la empresa de prevención de riesgos laborales más fácil, pero, sobre todo, han permitido que este sea más exhaustivo. La salud en el trabajo cuenta con un aliado que ha conseguido reducir aún más los riesgos.