prevenció de riscos psicosocials

Prevención de riesgos psicosociales en el entorno laboral

Durante la ejecución de la jornada laboral, un empleado puede llegar a sentir que su implicación con el trabajo que desarrolla cada vez es menor. Esto no siempre sucede por motivos propios, sino que puede estar influido por circunstancias que le incomodan y que lo hacen ser menos eficiente. En estos casos hablamos de riesgos psicosociales.

¿Qué son los riesgos psicosociales?

Los riesgos psicosociales son causa de un defectuoso diseño en las tareas, una mala organización y gestión del trabajo y de un ambiente laboral tenso y perjudicial. Estos factores pueden producir trastornos psicológicos y físicos, como el síndrome de Burnout o estrés en el trabajo, mayor agotamiento de lo normal o depresión. Pueden darse en casos de cargas de trabajo excesivas, sentir que no se toman en cuenta nuestras opiniones, no dejar claras las directrices de lo que se nos pide y ser víctima de acoso psicológico o sexual.

¿Qué factores encontramos?

Los factores que pueden llevar a sufrir estos riesgos psicosociales son muy amplios. Podemos encontrar que el contenido del trabajo no sea variado, sin sentido o excesivo. Que las jornadas cambian continuamente y no podemos tener un horario adecuado. Baja participación en la toma de decisiones, mal ambiente con los compañeros y jefes, aislamiento social e incertidumbre con nuestro desarrollo de carrera hasta el punto de sentirnos paralizados o estancados.

Tipos de riesgos psicosociales y consecuencias

El exceso de exigencias psicológicas, con esto nos referimos a aquellas situaciones en las que se nos pide callar nuestra opinión, tomar decisiones complicadas, pero rápidamente, o cuando debemos esconder lo que sentimos. La falta de influencia y no poder desarrollar nuestras ideas, lo que limita la realización de la tarea y el uso de nuestras habilidades y conocimientos.

El no sentirnos apoyados por nuestros compañeros o superiores cuando no disponemos de información suficiente para realizar la tarea. El no sentir gratitud por realizar bien nuestro trabajo y lo único que obtenemos son malas conductas, trato injusto o un salario bajo. La dificultad de conciliar vida laboral con vida familiar generando una doble presencia agotadora.

Pero los riesgos psicosociales no terminan solo en el riesgo, producen un daño real. Se trata de una lesión causada por la falta de prevención del riesgo que la originó, aunque cabe destacar que no actúan de forma independiente, sino que es una interacción de factores. Pueden darse daños como enfermedades cardiovasculares y respiratorias, patologías mentales o depresión.

¿Cómo los prevenimos?

Estos riesgos pueden ser evitados mediante una correcta evaluación por parte de una empresa de prevención de riesgos laborales. Con dicha evaluación, se identificarán los factores que se encuentren en el desarrollo de la actividad y serán estudiados para continuar con su posterior prevención. Para ello, se efectuarán los cambios que sean necesarios en la organización del trabajo y siempre serán favorables tanto para la empresa como para los empleados.

Un trabajador no es solo eso, es una persona con intereses y necesidades que deben ser cubiertas de la mejor forma posible para evitar que sean víctimas de estos riesgos psicosociales, por lo que siempre debemos contar con una empresa de prevención de riesgos laborales que nos ayude.