La práctica deportiva habitual mejora el rendimiento laboral

Hasta ahora sabíamos que el ejercicio físico proporciona muchos beneficios para el organismo: mejora el sistema cardiovascular, nuestros huesos se fortalecen, los músculos están más tonificados y nos proporciona bienestar y buen humor. Pero hoy te vamos a contar cómo el ejercicio físico influye en tu vida laboral, haciéndote mejor trabajador.

La relación entre el deporte y el trabajo

Con la práctica regular de deporte puedes obtener numerosos beneficios que afectarán positivamente al desarrollo de tu actividad laboral.

Mejoran tus capacidades mentales

El ejercicio físico aumenta la oxigenación de las neuronas y las induce a mantenerse activas por más tiempo. Todo el tejido cerebral se regenera gracias al aporte extra de oxígeno en sus células. De esta forma aumentan tus capacidades de atención, de productividad, de razonamiento y de concentración, todas ellas muy valiosas para hacer de ti un trabajador más productivo.

Incrementa la capacidad de la memoria

El ejercicio practicado de forma continua incrementa la producción de las células del hipocampo, responsables de la memoria. Poco a poco comprobarás que te resulta más fácil recordar datos y tareas sin necesidad de recurrir continuamente a la agenda.

Practicar deporte aumenta la felicidad

Al realizar ejercicio físico se liberan en el organismo endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad. Por eso habrás comprobado que al terminar de hacer ejercicio te sientes eufórico y alegre.

También influye positivamente sobre la autoestima y mejora la percepción que tienes de ti mismo. Te sentirás capaz de superar las metas laborales y cumplir los objetivos propuestos.

Esa sensación, aunque disminuye con el paso de las horas, se mantiene en un nivel suficiente para que acudas al trabajo de buen humor y con ganas de hacer bien tu tarea.

Hacer ejercicio físico tiene numerosos beneficios para tu mente y, en consecuencia, para tu actividad laboral.

Aumenta la calidad de vida

El deporte no solo aumenta la esperanza de vida, también la calidad. El ejercicio físico contribuye a que en tu cerebro se produzcan nuevas neuronas y se destruyan en menor cantidad. Además libera las tensiones producidas en el entorno laboral, lo que te ayudará a trabajar de forma relajada.

Mejora la calidad del sueño

El entrenamiento físico ayuda a dormir mejor y más horas, con un sueño reparador y de calidad, gracias a la liberación de la dopamina. De esta forma acudirás por la mañana al trabajo habiendo descansado adecuadamente y con las pilas cargadas para afrontar la jornada laboral.

Beneficios de practicar deporte antes y durante la jornada laboral

Practicar actividad física antes y/o durante la jornada laboral es especialmente beneficioso si tienes un trabajo sedentario, porque te ayudará a afrontar el día con más vitalidad y energía.

Ya son muchas las empresas que valoran la actividad física de sus trabajadores y facilitan la posibilidad de realizarla. Algunas, incluso, disponen de gimnasios para sus empleados, que los pueden utilizar durante la jornada laboral.

Recuerda que realizar ejercicio físico de forma regular aumentará tu productividad laboral y te hará sentirte feliz y lleno de energía en el trabajo.