La importancia de la formación en primeros auxilios en las empresas

La formación en prevención de riesgos laborales es esencial para cualquier empresa o trabajador, pero el tipo de formación dependerá de diferentes factores en función del puesto que esté desempeñando el profesional y del tipo de actividad que realice. Aun así, hay algo que es común en cualquier formación de prevención puesto que por su importancia debe ser conocido por cualquier empleado: estamos hablando de la formación en primeros auxilios.

Importancia de la formación en primeros auxilios en el entorno laboral

Los primeros auxilios son vitales, eso es algo que no se puede negar, y tal es su importancia que incluso en el entorno laboral se facilita su conocimiento para que cualquier trabajador pueda intervenir en situaciones de emergencia. Este saber hacer será clave para que las lesiones y problemas derivados de accidentes laborales puedan evolucionar de manera satisfactoria.

La salud laboral está en manos de todos los trabajadores, que deberán seguir una serie de normas y protocolos si se da cualquier tipo de accidente. El protocolo o sistema de emergencia más utilizado es el conocido como PAS, siendo estas las iniciales de Proteger, Avisar y Socorrer. Para llevarlo a cabo simplemente es necesario implementar estas tres actuaciones:

Proteger: es imprescindible que antes de proceder a socorrer a un compañero te asegures de que tanto él como tú mismo estáis protegidos de cualquier peligro. Si es seguro y factible se puede alejar el peligro de la persona accidentada, en caso contrario deberás alejar a la persona accidentada de ese peligro y proceder con el paso dos.

Avisar: este punto es muy importante porque los primeros auxilios están diseñados para realizarse mientras se espera a que lleguen los servicios sanitarios. Esto hace que debas avisar a estos servicios para seguidamente proceder a atender a tu compañero.

Socorrer: en tercer lugar y una vez realizados los dos pasos anteriores llega el momento en el que deberás atender a tu compañero, comenzando por observar sus signos vitales como el pulso, la respiración o la consciencia.

Normas básicas a la hora de llevar a cabo los primeros auxilios

En cualquier lugar o situación es importante incidir en la vigilancia de la salud y en la prevención de lesiones, y en el entorno laboral aún con más intensidad. Piensa que hasta que los servicios de emergencia puedan llegar a tu puesto de trabajo, únicamente tú o tus compañeros podéis encargaros de parar o revertir los daños que se hayan podido causar, por lo que es importante tener en cuenta una serie de normas elementales.

En primer lugar debes mantener la calma, puesto que esto va a contribuir a tranquilizar a la persona accidentada y le va a transmitir confianza. Posteriormente debes intentar que no se mueva del lugar del accidente a no ser que sea un riesgo para su salud o para la tuya. Por último intenta que no enfríe, que no haya nada que le oprima y, sobre todo, no le facilites o administres ningún medicamento hasta que lleguen los servicios sanitarios.

Los primeros auxilios son una gran ayuda para mantener la salud laboral, por lo que deben ser una parte fundamental de la formación en prevención.

Contenido con formato:
La formación en prevención de riesgos laborales es esencial para cualquier empresa o trabajador, pero el tipo de formación dependerá de diferentes factores en función del puesto que esté desempeñando el profesional y del tipo de actividad que realice.  Aun así, hay algo que es común en cualquier formación de prevención puesto que por su importancia debe ser conocido por cualquier empleado: estamos hablando de la formación en primeros auxilios.

Importancia de la formación en primeros auxilios en el entorno laboral

Los primeros auxilios son vitales, eso es algo que no se puede negar, y tal es su importancia que incluso en el entorno laboral se facilita su conocimiento para que cualquier trabajador pueda intervenir en situaciones de emergencia. Este saber hacer será clave para que las lesiones y problemas derivados de accidentes laborales puedan evolucionar de manera satisfactoria.

La salud laboral está en manos de todos los trabajadores, que deberán seguir una serie de normas y protocolos si se da cualquier tipo de accidente. El protocolo o sistema de emergencia más utilizado es el conocido como PAS, siendo estas las iniciales de Proteger, Avisar y Socorrer. Para llevarlo a cabo simplemente es necesario implementar estas tres actuaciones:

– Proteger: es imprescindible que antes de proceder a socorrer a un compañero te asegures de que tanto él como tú mismo estáis protegidos de cualquier peligro. Si es seguro y factible se puede alejar el peligro de la persona accidentada, en caso contrario deberás alejar a la persona accidentada de ese peligro y proceder con el paso dos.

– Avisar: este punto es muy importante porque los primeros auxilios están diseñados para realizarse mientras se espera a que lleguen los servicios sanitarios. Esto hace que debas avisar a estos servicios para seguidamente proceder a atender a tu compañero.

– Socorrer: en tercer lugar y una vez realizados los dos pasos anteriores llega el momento en el que deberás atender a tu compañero, comenzando por observar sus signos vitales como el pulso, la respiración o la consciencia.

Normas básicas a la hora de llevar a cabo los primeros auxilios

En cualquier lugar o situación es importante incidir en la vigilancia de la salud y en la prevención de lesiones, y en el entorno laboral aún con más intensidad. Piensa que hasta que los servicios de emergencia puedan llegar a tu puesto de trabajo, únicamente tú o tus compañeros podéis encargaros de parar o revertir los daños que se hayan podido causar, por lo que es importante tener en cuenta una serie de normas elementales.

En primer lugar debes mantener la calma, puesto que esto va a contribuir a tranquilizar a la persona accidentada y le va a transmitir confianza. Posteriormente debes intentar que no se mueva del lugar del accidente a no ser que sea un riesgo para su salud o para la tuya. Por último intenta que no enfríe, que no haya nada que le oprima y, sobre todo, no le facilites o administres ningún medicamento hasta que lleguen los servicios sanitarios.

Los primeros auxilios son una gran ayuda para mantener la salud laboral, por lo que deben ser una parte fundamental de la formación en prevención.